#stopmontagnedor

¡Exija al Presidente Francés!

No al proyecto de mineria industrial en Guyana!

La compañía Montagne d'Or está dirigida por el consorcio de las multinacionales Nordgold (rusa) y Colombus Gold (canadiense).

Dichas multinacionales desean establecerse en la selva amazónica guyanesa, entre dos reservas biológicas protegidas, y cavar un agujero gigantesco.

El proyecto liderado por la compañía prevé una deforestación total de 1513 hectáreas, incluyendo la deforestación de 575 hectáreas de bosques primarios, de elevado valor ecológico, en un enclave con más de 2000 especies vegetales y animales, de las cuales 127 están clasificadas como especies protegidas.

Según el operador, para extraer el oro se requerirán 57 000 toneladas de explosivos, 46 500 toneladas de cianuro y 195 millones de litros de combustible a lo largo de los 12 años de duración del proyecto. El riesgo que comportaría para la selva amazónica de Guyana sería enorme.

Este proyecto infructuoso e impuesto es un espejismo económico y representa un estancamiento para el futuro de Guyana y sus habitantes.

¡Exija al Presidente Francés!

55336 personas movilizadas

Señor Presidente,


Le exhortamos a proteger la selva amazónica de Guyana rechazando el proyecto de minería industrial Montagne d'Or.


Usted se comprometió ante el mundo entero a luchar contra el cambio climático y a proteger el planeta en el marco de la One Planet Summit. La construcción de una mina industrial entre dos reservas biológicas protegidas en la Amazonía francesa es incompatible con nuestros compromisos climáticos y representa un riesgo importante para la biodiversidad de Guyana. Este proyecto refleja el modelo de desarrollo del siglo pasado, basado en la explotación intensiva de los recursos naturales no renovables, y es un espejismo económico a la vez que una nueva amenaza para esta parte de la selva amazónica.


Le instamos a que se niegue a la explotación de 54 millones de toneladas de mineral para obtener... una fracción tan escasa de oro (1,6 gramos de metal por tonelada de mineral).


Le exigimos que proteja la naturaleza y respete la vida.


¡Diga #StopMontagnedOr !

WWF Francia se opone al proyecto de minería industrial Montagne d'Orporque representa:

  1. Un riesgo importante para el medio ambiente y la biodiversidad guyanesa

    WWF Francia denuncia el desastroso impacto que este proyecto podría causar en un ecosistema excepcional, que se encuentra en el corazón de Guyana, la mayor reserva de biodiversidad terrestre francesa.

    Además de los inevitables impactos ambientales (deforestación, consumo de energía, etc.), este proyecto plantea riesgos considerables para esta parte del territorio y sus habitantes (rotura de diques, drenaje ácido de minas, transporte y manipulación de materiales peligrosos, deslizamientos de tierras...). En los últimos años se han producido numerosos accidentes, incluido el desastre de Baia Mare en Rumanía, la peor catástrofe ecológica conocida en Europa después de Chernóbil, que en 2000 causó el vertido de centenares de toneladas de cianuro y metales pesados en los ríos y, como consecuencia, la muerte de millones de peces y la contaminación del agua potable de millones de húngaros. En 2014, una rotura del dique en la mina de oro canadiense Mount Polley provocó el vertido de cianuro, cobre y plomo en aguas canadienses. Brasil experimentó en 2015 el mayor desastre ecológico de su historia a raíz de la rotura de una represa. La avalancha de lodo tóxico mató a 19 personas, arrasó varias aldeas y contaminó cientos de kilómetros de ríos que desembocan en el Océano Atlántico.

    La compañía Montagne d'Or prevé utilizar cianuro pese a que el Parlamento Europeo solicitó por primera vez en 2010 la prohibición total del uso de tecnologías a base de cianuro en la industria minera, debido a su extrema toxicidad para el medio ambiente y la salud humana. Varios países como Alemania, Eslovaquia, la República Checa y Hungría ya han prohibido en su legislación nacional el uso de cianuro en la industria minera. Por todos estos motivos y muchos otros, la Comisión Consultiva Nacional de Derechos Humanos solicitó la suspensión de este proyecto y alertó al gobierno sobre los riesgos ambientales de una explotación minera de ese calibre. Los temores de los guyaneses sobre el proyecto Montagne d'Or también se revelaron en una encuesta realizada por el IFOP a finales de 2017, en la que tres cuartas partes de los encuestados consideraban que Montagne d'Or representaba un riesgo importante para el medio ambiente en Guyana.

  2. Un espejismo económico

    Las conclusiones del estudio «Espejismo económico» que hemos llevado a cabo son claras: Montagne d'Or es un espejismo en términos de desarrollo para Guyana y un sumidero para el dinero de los contribuyentes.

    El informe de WWF Francia mostró que el análisis económico del proyecto se basaba en varias hipótesis especialmente favorables. La volatilidad de los precios del oro y la dependencia del tipo de cambio euro-dólar crean una verdadera incertidumbre en torno a la rentabilidad de todo el proyecto.

    Por otra parte, este proyecto requiere una inversión mínima de 420 millones de euros de dinero público, es decir, 560 000 euros públicos para cada uno de los 750 puestos de trabajo directo anunciados. Por último, las consecuencias económicas directas para el territorio guyanés serán irrisorias. La compañía Montagne d’Or anunció 56 millones de euros de beneficios económicos para el gobierno local de Guyana en 12 años, es decir, menos dinero que aquel invertido en la construcción del Liceo IV que se inaugurará en 2018 en Guyana (cuyo coste total se estima entre 60 y 62 millones de euros).

  3. Una falta de consideración de la opinión de las autoridades de los pueblos indígenas ancestrales

    Los jefes indígenas tradicionales han manifestado repetidamente su oposición al proyecto y están luchando para que sus voces sean escuchadas.

    En el marco de la Conferencia de los Pueblos Indígenas de Guyana celebrada los días 16 y 17 de diciembre de 2017, los líderes tradicionales reafirmaron su posición «firme e inmutable» en contra del proyecto Montagne d’Or y exigieron la cancelación de todos los proyectos mineros que amenazan sus territorios. Los jóvenes también se movilizaron a través del colectivo Juventud Indígena de Guyana, que se opone a este proyecto desde hace varios meses y aboga por la preservación del medio ambiente guyanés.

  4. Un debilitamiento de los demás sectores económicos

    La extracción de oro no es considerado como una prioridad para los guyaneses. Si el dinero público es destinado a Montagne d’Or, los fondos públicos no podrán beneficiar a otros sectores que los guyaneses consideran esenciales como la agricultura, el turismo o las energías renovables y como consecuencia un debilitamiento de la economía global de la Guyana sobrevendrá.

    La Guyana y los guyaneses poseen numerosos activos que les permiten desarrollar su territorio de forma sostenible: agricultura, energías renovables, turismo, pesca... Es en estos sectores en los que se deben invertir los millones de los contribuyentes, ya que son los sectores que los guyaneses consideran una prioridad para el desarrollo. La encuesta realizada por el IFOP a finales de 2017 demuestra que los guyaneses no consideran el sector aurífero como un sector prioritario para el desarrollo. Solo el 11 % estima que se debe priorizar el sector del oro, muy por detrás de la agricultura (44 %), la construcción (37 %), el turismo (29 %), las energías renovables (28 %), el sector agroalimentario (19 %) o la pesca (17 %). Lamentablemente, el dinero público destinado a Montagne d'Or no podrá beneficiar a los sectores considerados prioritarios.

  5. Un proyecto inútil

    Es urgente abandonar la economía lineal del pasado, basada en el lema «extraer-fabricar-consumir-tirar», y dejar paso a la economía circular, funcional y sostenible del siglo XXI.

    La compañía Montagne d’Or quiere destruir centenares de hectáreas de bosque y explotar 54 millones de toneladas de mineral para obtener oro, un metal precioso que servirá en más de un 90 % para llenar las arcas de los bancos. De hecho, en 2017, tan solo el 8 % del oro se utilizó para aplicaciones tecnológicas, mientras que el 90 % se destinó a los sectores de la joyería y las finanzas (lingotes y otros). Montagne d’Or propone explotar una ladera de la montaña para obtener 1,6 gramos de oro por tonelada de mineral, cuando el reciclaje de teléfonos móviles permite obtener 200 gramos de oro por tonelada de tarjetas electrónicas recicladas. Así, la construcción de una mina industrial entre dos reservas biológicas protegidas en la Amazonia francesa está anclada en una visión extractiva propia de siglos pasados, en los que el desarrollo se basaba en la explotación intensiva de los recursos naturales con un impacto positivo irrisorio para el territorio y graves consecuencias socioambientales.

  6. El árbol que no deja ver el bosque

    Además de Montagne d'Or, muchas otras compañías mineras están preparadas para explotar cada rincón de la selva guyanesa en busca de oro.

    El presidente de la compañía Montagne d’Or lo ha reconocido: «Otros grandes grupos mineros esperan nuestros resultados para lanzarse a la explotación de Guyana». Aceptar Montagne d’Or implica, por un lado, aceptar abrir la selva de Guyana a un campo de minas industriales, y, por otro lado, debilitar de forma permanente la economía guyanesa, que pasaría a depender de las multinacionales del sector y de las cotizaciones bursátiles, cuyos precios se fijan a miles de kilómetros de Guyana. Un ejemplo concreto, de esta sumisión en el ámbito económico, es La Nueva Caledonia que ha puesto de manifiesto las consecuencias desastrosas de la dependencia de los precios internacionales para un territorio y el conjunto de sus ciudadanos (cuyos impuestos son utilizados para rescatar las cuentas de las empresas en caso de caída de precios). En el campo ambiental, la Comisión Consultiva de los Derechos Humanos expresa su preocupación de que «una megamina de estas características siente precedente en Guyana, abriendo de esta forma el camino a otros proyectos de este tipo. La explotación aurífera guyanesa se transformaría entonces en una explotación industrial a gran escala que (...) pondría claramente en riesgo el derecho de la población a un medio ambiente saludable en Guyana».

¡Ayúdenos a difundir la campaña!

Difunda la campaña en su entorno

#stopmontagnedor